Vidrio flotado: ¿Qué usos tiene?

Vidrio flotado: ¿Qué usos tiene?

Vidrio flotado: ¿Qué usos tiene?

La industria del vidrio lleva años esmerándose por diseñar y crear todo tipo de vidrios para cubrir cualquier necesidad de las viviendas actuales. En estos nuevos edificios, este material tiene multitud de usos y destinos que abarcan toda su estructura: Puertas, ventanas, suelos, techos, paredes… Y para conseguirlo, entre los distintos tipos de vidrio hoy destacamos el vidrio flotado. ¿Te suena este nombre?

¿Cómo se hace el vidrio flotado?

Para fabricar las planchas de vidrio flotado, se hace flotar el vidrio fundido sobre una capa de estaño fundido. Durante este método de producción para obtener vidrio flotado, la masa de vidrio fundido a aproximadamente 1100ºC se vierte del horno a un baño de estaño de forma continua. Por tanto, esta masa flota en el baño y se extiende de forma muy uniforme.

Si el proceso se controla adecuadamente, el vidrio fundido logra tener una anchura de 300 a 360 centímetros, dependiendo del espesor que se desee fabricar. La manera de controlar este espesor es mediante la velocidad por la que cae al baño la colada, mientras que el material se va solidificando poco a poco mientras sigue avanzando sobre el estaño hasta que sus superficies estén lo suficiente duras.

Gracias a este procedimiento, el vidrio logra tener una superficie muy plana y un grosor uniforme. Y es precisamente por estas características, que el vidrio flotado es el más utilizado en construcción. Además, se trata de la base principal por la que se fabrican otros productos relacionados, como los espejos para decoración, el vidrio templado, laminado o el doble acristalamiento.

Cuando se quiere conseguir reducir la radiación solar y disminuir una luminosidad excesiva, se colorea su masa o se añade un revestimiento reflectivo sobre una de sus capas.

Para producir vidrio flotado de color, se añade a la mezcla óxidos metálicos que tiñen la masa de vidrio. La intensidad del color del vidrio aumentará conforme el espesor.

¿Cuáles son las propiedades y ventajas del vidrio flotado?

Las principales ventajas y propiedades del vidrio flotado se las debemos a su procedimiento de fabricación, y son las siguientes:

-Superficies de vidrio totalmente planas sin distorsiones

-Elevada transmisión luminosa

-Posibilidad de templarse

Claridad óptica

-Buen aislante térmico

¿Qué usos tiene el vidrio flotado?

El vidrio flotado es, gracias a sus ventajas, totalmente adecuado para cualquier tipo de aplicación como vidrio plano. Este tipo de vidrio es el más utilizado en los productos de consumo. Además, su alta calidad, sin la necesidad de pulido adicional y su flexibilidad estructural durante la producción, lo hace ideal para moldearse y doblarse fácilmente en una variedad de formas mientras se encuentra lo suficientemente caliente.

Entre sus usos destacamos los siguientes:

Vidrios para vehículos, como parabrisas, ventanas o espejos

Espejos decorativos

Ventanas y puertas de todos los tipos para viviendas y negocios

Muebles, como recubrimientos, mesas, puertas de armarios…

Vidrio aislante

Además, muchos de los tipos de vidrio especiales, como el vidrio templado, el vidrio de seguridad laminado o el vidrio para insonorizaciones tienen su base en el vidrio flotado.

Historia del vidrio flotado

Hasta el siglo XVI, el vidrio plano se cortaban con grandes discos, mientras que las láminas más grandes de vidrio se fabricaban soplando cilindros grandes que luego se cortaban por sus dos extremos. Para terminar, se daba al cilindro un nuevo corte longitudinal que se introducía en el arca de recocido, donde ésta abertura se iba delatando durante el proceso de enfriamiento, hasta que se conseguía la forma de vidrio plano.

Antes de que se desarrollara el vidrio flotado se hacían láminas más grandes de placa de vidrio al fundir un charco de vidrio sobre una superficie de hierro, y luego se pulían ambos lados.

Entre el año 1953 y 1957 Alastair Pilkington y Kenneth Bickerstaff de Reino Unido desarrollaron la primera aplicación comercial exitosa para formar una cinta continua de vidrio utilizando un baño de estaño fundido en el que se fluía el vidrio fundido sin obstáculos bajo la influencia de la gravedad. El éxito de este proceso radica en el cuidadoso equilibrio del volumen de vidrio alimentado en el baño, donde se aplanó por su propio peso.

Las primeras ventanas rentables a gran escala fabricadas con vidrio flotado se lograron por primera vez en 1960.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies